Archivo mensual: marzo 2012

Genial acogida lluviosa para la Beefeater London Session

Si cabe algo más propio que un Madrid de lluvia para acoger a la noche más London Style de este año no sabemos, pero desde luego fue una noche de bienvenida londinense de lo más especial para todos los que disfrutamos de la Beefeater London Sessions anoche en esta ciudad.

Como presagiaban muchos medios de comunicación estas últimas semanas, el castizo Corral de la Pacheca replegaba anoche, 20 de Marzo de 2012, sus alas ante el más puro arte musical proveniente de la capital británica gracias a esta grandiosa iniciativa de Beefeater.

Para abrir boca Baxter Dury, con una corta interpretación bajo el brazo de los temas que le han llevado al circuito nacional -británico- acompañado de sus cinco componentes. Mención especial a la inestimable voz femenina que da algo de calor a este hijo de papa de acento british a mas no poder. Cierra con su tema “Cocaine Man” y con un amable agradecimiento para este Madrid que él mismo describe como “A warm city with a warm heart”.

Aunque el cartel prometiera una dura espera a The Kooks, la noche se vuelve inesperadamente joven con la ayuda de la ya conocida Dj Blanca DB quien siempre nos trae sus temazos pegadizos, y a quien por cierto dedicamos un post en este mismo blog cuando la descubrimos pinchando en el Bernabéu. Es 15 minutos después cuando aparece en escena -con todos y cada uno de los negros componentes- Emelí Sandé. Un torrente de voz proveniente de Zambia que deja patidifuso a toda la sala flamenca con el hit que ha sacado del numero 1 a Adele.

Emelí Sandé en el Corral de La Pacheca, Madrid. Beefeater London Session

Memorable el tatoo de Emelí en el antebrazo y su performance de manos abiertas como hablando de algo grande. Bestial con su atuendo felino. Un olé con olé para esta pedazo de voz llena de sentimiento.

Con un público harto de gin tonic suben al estrado los de Brighton -capital gay por excelencia, siento mucho el apunte- con Luke Pritchard a la cabeza. Su nuevo corte de pelo levanta pasiones entre el público y en seguida empieza la accción con sus temas míticos.

The Kooks satisfacen a la audiencia de principio a fin porque demuestran con su setlist que no vienen a presentar disco -¡menos mal!- y nos deleitan a las acérrimas fans españolas con los rompepistas “Ooh La”, “Naïve” o “Do you wanna”. Aunque hace bien poco que visitaron la capital hispánica, los caprichosos chicos de Brighton aseguran entre tema y tema que les mola mucho Madrid.

The Kooks en la noche Beefeater London Session

Bestial interpretación del Londres actual. No nos importa que Luke sea bajito, ya que la noche ha sido rotunda y eléctrica a más no poder. Aún nos preguntamos si Beefeater gana algo con todo lo que da y lo poco que se lleva.

Anuncios

Delafé y Las Flores Azules, espectacular despedida en Joy Slava

Últimamente parece que sólo llego a los cierres. Bunbury, M-Clan y Delafé, los tres conciertos que tengo más recientes, eran el broche de una más o menos prolongada gira por España… ¡Cuánta responsabilidad!

Aunque la recordaba vestida añil eléctrico, haciendo honor a su apodo Flor Azul, ella estaba radiante. De rojo pasión y muy sonriente.

20120311-175729.jpg

Nos deleitaron con su hip-hop idealista y popero hasta el final. Él con la camisa empapada de sudor y con energía para parar un tren. El resto de la compañía, los hombres gruesos de El Rabal y Granollers, fabulosos hasta el cierre.

Esta vez no se petó el audio de la sala como les sucedió en el Low Cost Festival… ¡Qué bochorno! Esta vez la gente parecía agusto y de buen rollo. El mismo buen rollo que emanan las letras de este grupo en peligro de extinción.

Esto lo digo porque Facto Delafé, también conocido como Marc Barrachina, monta grupo nuevo y se separa de las Flore Azules: Facto y los amigos del Norte

Para más cierre, ¿lo primero que vemos al salir?: La chocolatería San Ginés. Me tragué para mí misma la gracia de: ¿Unos churros? Porque era viernes, las 11 de la noche e iba en una estupenda compañía. Aun así me dio para pensar este post.

Sin duda nos quedamos con las ganas de volver a sonreír de nuevo con su música. Un directo que no sabemos si se repetirá. ¡Cuánta responsabilidad!