Archivo de la categoría: Conciertos

Sigo escribiendo en el blog “Melomanía Transoceánica”

Queridos lectores. Gracias por estar siempre ahi.
Por no dejar de leer. Yo no puedo dejar de escribir.

Actualmente de la mano de una de mis mejores amigas, ella en Madrid y yo en Mexico Distrito Federal. Si quieres seguir informado con lo último en música indie, pop, rock en estas dos ciudades, no dejes de seguir este enlace:

MELOMANÍA TRANSOCEÁNICA

tati_leti

¡¡¡Gracias a todos!!!


James Hunter se hizo esperar pero por fin en Madrid

James Hunter… ¡¡Qué apetecible el concierto de esta noche, por Dios!! Un monstruo del blues & soul que fue la segunda voz de Van Morrison durante años.

Sabemos de él que es británico y trabajó como empleado ferroviario durante ochos años y que lo combinó con sus giras musicales mientras pudo. En un golpe de suerte, Van Morrison lo fichó en uno de sus conciertos y quedó prendado con la potencia de su voz.

Llegó a decir de él: “Es una de las mejores voces y de los secretos mejor guardados del rhythm and blues y el soul británicos”. Todo precioso hasta que un día nuestro león-gruñón de Belfast lo rechazó y se lo montó por su cuenta. Imagináos el carácter del león para que james Hunter declarase esto:

“Supuso un ascenso –respondió–. En los conciertos de Van era solo un músico de apoyo, pero en Compton Street era el cabeza de cartel. No había ningún otro”.

Yo le conocí un día después de un duro día de trabajo y sonó en los altavoces de mi coche esta canción en Radio 3.

Por aquella época no existía el Shazam así que paré inmediatamente el coche y esperé a que el locutor dijera su nombre para guardarle en un papel apuntado y para siempre en mi mente.

Me cautivó más al llegar a casa y encontrar este entrañable muñequito que dibuja en el GENIAL VIDEOCLIP

“Ohhhhhhh Carina…
Now don´t make me wait too long
Good things will come
to those who wait,
but too long will be too late

I´ll be brave cause I know how
courage don´t you fail me now…”

Hace poco descubrí que también se atreve con algo de country. Dispuesta a oírlo…

¡¡Por fin en concierto!! Y de la mejor compañía 😉


La Radio Encendida 2013

¡¡Ahí nos vemos!!

20130405-005152.jpg


Varry Brava

Hace un par de semanas estuve viendo a Varry Brava en directo. La cita fue en Moby Dick, donde ya estuvimos hace poco en el concierto de Awolnation (autor de la banda sonora de la película Drive 😉

Diría que tocan una mezcla de house, pop y electrónica bastante “gay” pero que suena de maravilla.

Lo más llamativo son las ropas  que llevan puestas, su pelo y el look en general. De lo más estrafalario y cantoso. Nada que decir de las letras… porque poco aportan al saber cultural de la humanidad.

Pero el hecho traducirlas al italiano les da un tono importante, además del caché que han adquirido al tocar en varios festivales del panorama español. Prometían diversión y mucho ritmo. Y eso sí lo cumplieron.


Pereza partida en dos: Rubén Pozo

Os he querido rescatar a Rubén Pozo, aparentemente superada la separación de Leiva, en esta entrevista donde habla del disco que grabó en 2012 con su nueva banda, viejos conocidos de Alameda de Osuna, “track by track” (canción por canción).

Y me he quedado con este vídeo porque habla de dos de sus tracks del disco “Lo Que Más” que más me gustan. Como dice el propio Rubén en otro momento: “ritmo suave, letra vacilona“.

“Como pop rockeado, con mucha base acústica. incluso algún toque de sintetizador.”

Le vimos en solitario, en un concierto íntimo de esos que ofrece el Búho Real después de verano. Nos cautivó con su derroche de sinceridad y personalidad llanas.

Como en este blog nunca nada es perfecto, os dejo un clásico inmortal de Pereza, aunque se diga que ya murió -nosotros fuimos al último concierto que ofreció la banda en Vistalegre-. De esas canciones que marcaron nuestra adolescencia y que nunca se olvidan…

Cómo pasa el tiempo, ¿eh?


Awolnation en Moby Dick

¡¡Qué gran concierto el que ofreció ayer Awolnation en la sala Moby Dick !! A Aaron Bruno (ex integrante de la banda californiana Home Town Hero) se le quedó enana la sala madrileña.

El autor de Sail, incluído en la buenísima banda sonora de la película Drivedemostró dotes de estadio. Simpatía y una capacidad para hacer que el público no pare de saltar increíble…

Este californiano tiene un ritmazo difícil de clasificar. A veces recuerda a Beastie Boys otras al cantante Mika. Punk combinado con electrónica, rock alternativo… Complicado y brillante.

Destelleante como su pelo rubio convertido en una maraña mojada “a lo Kurt Cobain” después de casi 2 horas de presentación de disco Megalithic Symphony y algunas novedades inéditas de regalo. Hay que decir que la foto de Spotify no le hace justicia…

Awolnation

Hoy he alucinado con sus más de trescientos cincuenta mil fans en Facebook… Sin duda lo que le hizo famosísimo fue ser patrocinado por Red Bull en todo el mundo y rematar su éxito con la colaboración en Drive.

Aunque para mi, el mejor de los temas, es este no tan conocido, Not Your Fault.

Un buen curro en stop motion 😉


Música de cine II

Terrorífica como el mismísimo fondo de la película Los Pájaros de Hitchcock. Así es Pilar Jurado como compositora, a pesar de su belleza física. Recuerdo que ya escribí algún día sobre música de cine y del terror de la música para la noche de los muertos vivientes, así que retomo el titular y continúo con el género.

No se si por casualidad pero en la misma semana tuve el privilegio de acudir dos veces al Auditorio de Madrid. Dos veladas distintas, dos espectáculos distintos.

Uno empezó contundente e intensidad de Beethoven, seguido por la dureza de Berg. Y en medio Pilar Jurado, inquietante y contemporánea. En el prólogo del folleto hablan de su música como “virulencia y violencia acústicas“. Con partituras tituladas “La sombra del yo” o “El eterno retorno”, que irremediablemente recuerda a Nietzsche y compañía, os imagináis… Predominio del xilófono, gong, taconeo incluido, tambores… Una sinfonía desquiciada y desasosegante.

El segundo día la caricia de Puccini y Verdi para abrir. Vibrante y eterna la ópera de Nessun Dorma de Puccini, un lujazo que ya cantaba Pavarotti. En el segundo acto, una música que, disculpad mi ignorancia, no conocía hasta esta semana: la Zarzuela o genero chico del teatro español. Muy auténtico y con mucha gracia. Letras divertidas y ritmo muy español. Música coral y en este caso sin escenificación.

Dos veladas de música clásica que pueden provocar dos estados de ánimo totalmente opuestos. Sensacional y recomendable el plan.


The XX en concierto

Sonidos electrónicos en estado puro. Esta joven formación británica nos visitó un miércoles de otoño en la sala La Riviera, inundando todo del blanco y el negro de la X de su portada.

Esta eterna y elegante combinación de colores reflejada en sus vestidos y en sus sonidos que nos envolvieron nada más salir al escenario. Bastante tarde por cierto, eso enfervoreció un poco más a la masa, si cabe.

Tambores, guitarra, bajo, voz, teclado creando un sonido chill out perfecto e hipnótico.

Música sin estridencias y con un halo de tranquila oscuridad. Para los días nublados. Para la quietud.

Muy agradable. Lleno de extranjeros y gente con ropa vintage;  jóvenes con gafas de pasta y camisa vetusta abotonada hasta el cuello, con pinta de haber salido de un bosque de Oregón o de un camino nublado en Seattle…

The XX. Unos veinteañeros rompedores, distintos a cualquier cosa conocida.


The Jayhawks: Una americanada que sí nos gusta

Unos maduros The Jayhawks visitaron Madrid hace unos días y trajeron en la maleta sonidos alternativos del country y del rock americano.

Les vimos en la sala Joy Slava junto con un público diversas edades y pelajes que acogió con un aforo completo a este viejo grupo de Minnesota. Gary Louris, Mark Olson y Karen Grotberg forman un triángulo de voces bien acompasadas que producen una escala perfectamente ajustada. Se nota que están acostumbrados al directo y lo cierto es que suenan muy, pero que muy bien.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aunque a lo largo de su historia han tenido distintas formaciones, los frontmen sin duda son Gary Louris y Mark Olson. Karen al teclado pone la voz femenina y marcó la diferencia con sus coros. Tiene una voz preciosa.

De las más conocidas Save it for as rainy dayBad time (to be in love) y la preciosa I´m gonna make you love me (fantástica declaración de intenciones).


Dcode Festival: La Tierra Prometida

Con The Killers y The Kooks como cabeza de cartel aquello era irresistible, una promesa de buen rollo y buena música asegurados. Podría aventurarme a decir que empecé a profundizar en la música indie desde que escuché “Mr Brightside” (2004) de los primeros y “She Moves on Her Own Way” (2006) de los segundos.

Llegó el gran día

A las diez en punto estábamos con el cuerpo sobrio abriéndonos paso entre la masa para llegar a ver a Luke Pritchard y su banda lo más cerquita posible. Había ganas de verles de nuevo. De verles de verdad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Todos aquellos acordes más guitarreros y sonoros que la última visita en el Corral de la Pacheca, para demostrar a los madrileños que ellos son una banda grande. Saber estar y darlo todo desde una “corrala” hasta el festival madrileño por excelencia.

Sonaron  de maravilla “Junk of the Heart” de su último disco, “Sofa Song”, “Ooh La”, “Naïve”…  No era necesario, pero Luke nos trajo una sorpresita que enloqueció a la mayoría de las chicas que poblaban la Complu aquél día: Mark Foster del grupo Foster The People, guapo y famoso por Pumped Up Kids (a día de hoy 93 millones de visitas en Youtube).

En el intermedio, Capital Cities, todo un descubrimiento, nos hicieron saltar entre unos y otros…

Y por fin The Killers

Brandon Flowers y su grupo nos hizo volver atrás en el tiempo con su particular versión de Forever young y nos deleitó con “All these things that i’ve done“, nos hizo saltar con su tema “Somebody told me”, mover los brazos a la vez que la masa con “The world that we live in“, y partir la pista con “Mr. Brightside”… Un clasicazo.

De los mejores grupos y conciertos de mi vida. Aquí una galería buenísima de fotos del Dcode  ¡Que la disfrutéis!