Archivo de la etiqueta: Joy Slava

The Jayhawks: Una americanada que sí nos gusta

Unos maduros The Jayhawks visitaron Madrid hace unos días y trajeron en la maleta sonidos alternativos del country y del rock americano.

Les vimos en la sala Joy Slava junto con un público diversas edades y pelajes que acogió con un aforo completo a este viejo grupo de Minnesota. Gary Louris, Mark Olson y Karen Grotberg forman un triángulo de voces bien acompasadas que producen una escala perfectamente ajustada. Se nota que están acostumbrados al directo y lo cierto es que suenan muy, pero que muy bien.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aunque a lo largo de su historia han tenido distintas formaciones, los frontmen sin duda son Gary Louris y Mark Olson. Karen al teclado pone la voz femenina y marcó la diferencia con sus coros. Tiene una voz preciosa.

De las más conocidas Save it for as rainy dayBad time (to be in love) y la preciosa I´m gonna make you love me (fantástica declaración de intenciones).

Anuncios

Niños Mutantes: Ritmo pegadizo y letras punzantes

Pop contundente y visceral el que derrocharon los Niños Mutantes en el escenario de Joy Slava el último viernes de marzo. Una cita llena de gafapastas y camisas de cuadros que no quisieron perderse los componentes del grupo Lori Meyers, presenciando el concierto desde la “tribuna” de este antiguo teatro madrileño.

Disfrutamos “tela” de esta banda capitaneada por la portentosa voz de acento granaíno de Juan Alberto Martínez,  junto a Andrés López -guitarra-, Nani Castañeda -batería- y Miguel Haro -bajo-.  Unos “niños” avanzados en edad y en experiencia musical -ocho LPs desde que empezaron a componer y cantar juntos en 1994-, que no tuve el placer de conocer hasta hace bien poco.

Mucho ritmo en la sangre, perfecta armonía instrumental y letras sin pudores. “Canciones luminosas”, decían hace poco en el extinto diario Público. Un cóctel explosivo de contrastes. Desde la profunda enseñanza vital de “Ayurveda” -2008- hasta las letras banales a tope como la de “Formentera” -2008- o “Hundir la Flota” del último disco “Náufragos”. Contrastes que les llevan a versionar temas romanticones hasta decir basta del tipo “Como yo te amo” o_O de Rocío Jurado o un tema precioso de Franco Battiato.

Pero ellos de románticos no tienen un pelo. Sólo las versiones. En la mayoría de sus temas propios, las letras desbordan resentimiento y cansancio. Hablo de estrofas envenenadas y bastante durillas como el “Te favorece tanto estar callada”, “No puedo más contigo”, “Me he cansado de darte mi tiempo y mis días”…  ¿Se llama desencanto? ¿Muchos palos recibidos? Tampoco somos quién para juzgar los motivos desde este humilde observatorio musical.

Porque a pesar de todo, el fuerte oleaje de las palabras que entonan sonó de maravilla. Próxima oportunidad para verles: Arenal Sound 2012.


Delafé y Las Flores Azules, espectacular despedida en Joy Slava

Últimamente parece que sólo llego a los cierres. Bunbury, M-Clan y Delafé, los tres conciertos que tengo más recientes, eran el broche de una más o menos prolongada gira por España… ¡Cuánta responsabilidad!

Aunque la recordaba vestida añil eléctrico, haciendo honor a su apodo Flor Azul, ella estaba radiante. De rojo pasión y muy sonriente.

20120311-175729.jpg

Nos deleitaron con su hip-hop idealista y popero hasta el final. Él con la camisa empapada de sudor y con energía para parar un tren. El resto de la compañía, los hombres gruesos de El Rabal y Granollers, fabulosos hasta el cierre.

Esta vez no se petó el audio de la sala como les sucedió en el Low Cost Festival… ¡Qué bochorno! Esta vez la gente parecía agusto y de buen rollo. El mismo buen rollo que emanan las letras de este grupo en peligro de extinción.

Esto lo digo porque Facto Delafé, también conocido como Marc Barrachina, monta grupo nuevo y se separa de las Flore Azules: Facto y los amigos del Norte

Para más cierre, ¿lo primero que vemos al salir?: La chocolatería San Ginés. Me tragué para mí misma la gracia de: ¿Unos churros? Porque era viernes, las 11 de la noche e iba en una estupenda compañía. Aun así me dio para pensar este post.

Sin duda nos quedamos con las ganas de volver a sonreír de nuevo con su música. Un directo que no sabemos si se repetirá. ¡Cuánta responsabilidad!