Archivo de la etiqueta: La Riviera

The XX en concierto

Sonidos electrónicos en estado puro. Esta joven formación británica nos visitó un miércoles de otoño en la sala La Riviera, inundando todo del blanco y el negro de la X de su portada.

Esta eterna y elegante combinación de colores reflejada en sus vestidos y en sus sonidos que nos envolvieron nada más salir al escenario. Bastante tarde por cierto, eso enfervoreció un poco más a la masa, si cabe.

Tambores, guitarra, bajo, voz, teclado creando un sonido chill out perfecto e hipnótico.

Música sin estridencias y con un halo de tranquila oscuridad. Para los días nublados. Para la quietud.

Muy agradable. Lleno de extranjeros y gente con ropa vintage;  jóvenes con gafas de pasta y camisa vetusta abotonada hasta el cuello, con pinta de haber salido de un bosque de Oregón o de un camino nublado en Seattle…

The XX. Unos veinteañeros rompedores, distintos a cualquier cosa conocida.

Anuncios

Bunbury o el hombre delgado que no flaqueará jamás

Fin de gira del mejor cantante de España según La Rolling Stone. Él y su banda, los Santos Inocent​es, por cuarto día consecutivo en La Riviera.  Precisamente la última vez que vine a La Riviera fue el 28 de Diciembre, Día de los Santos Inocentes para ver a M-Clan. “La mejor sala de rock de Madrid”- comentaba Enrique Bunbury. La que ya casi parece su casa.

Movilizó al enfervorecido público de Madrid y abrió la veda con “Cosas olvidadas”, la que mas le gusta a su hija. Creo que en mi vida había visto tal proporción de fans locos desde la primera canción.

La objetividad me viene dada porque no soy la más fan de mi casa y porque presumo de haber visto a Bruce, a Bono, a Mark Knopfler, Rod, Van y Brandon cantando en estadios petadísimos y nunca he visto toda la sala como loca como aquella noche de domingo al primer tema.

Bunbury en La Riviera

El gran Enrique Bunbury en La Riviera

Del repertorio me quedo con el buenísimo el bis del “Extranjero”, con la pelea de boxeo al aire que se marcó con la de “No me llames cariño” y la animosa versión de la tequilera “Ánimas”. Por supuesto con las esperadísimas de Flamingos “Si” y “Sácame de Aquí”.

De la escenografía me quedo con el lápiz de ojos de casi todos los integrantes de la banda y el “¡¡Muchísimas gracias Madrid!!” del fin de gira del maño y su banda. Mucho Enrique.


Llenazo de M-Clan en La Riviera

Día 28 de diciembre de 2011. Cuando me reúno con mi amiga para entrar en La Riviera ya sin cola en la puerta (justitas de hora), el “segurata” nos recibe comentando que nuestras entradas eran falsas (Día de los Inocentes) y que lo sentía mucho. No nos podía dejar entrar. Paripé de apartarnos de la cola durante cinco minutos incluído…

Por fin dentro y maldicha toda su casta entre risas, recordé que la última vez que estuve en La Riviera vi a Carlos Tarque en persona por primera vez, cantante de M-Clan. Él estaba de público en la zona VIP de arriba a la derecha. Fue en el concierto Andrés Calamaro de 2010. Y casualmente anoche le volvía a ver ahí, pero esta vez soltando toda la bestia en el escenario. No era para menos: se acerca el fin de gira 2011.

El vocalista de M-Clan, Carlos Tarque, en concierto

Mi amiga y yo nos partimos la cintura con la coreadísima versión española del Maggie de Rod Stewart, o el temazo Teenage Wasteland de The Who. También con el tema más sexy del planeta Quédate a dormir o Roto por dentro, originales de M-Clan.

Me hizo muchísima gracia la percusión que el vocalista murciano añadió en algunas canciones (maracas y pandereta) para lanzarlas posteriormente a la otra punta del stage.  Magnífica la jam session con saxo y trompeta que se marcó a modo de bises, justo al final. Luces en rojo, humo por todos lados… -¡Hasta luego Madrid! -¡¡Bravísimo M-Clan!!


Vampire Weekend: Unos pijos neoyorkinos con buen oído y mucho arte

El sitio elegido por estos chicos (o el manager/productora) para dar la campanada en Madrid, fue la sala La Riviera. La cita, el 12 de Noviembre de 2010. Bastante frío para colas de concierto, ya amenazaba con entrar bien el invierno (aunque luego no haya sido para tanto).

Con el gusanillo que produce tener las entradas intactas aún en la mano, nos sentamos un rato en el murete que rodea la rivera del Manzanares a analizar un poco el terreno y a esperar que pasaran los primeros fans. El trasero quedó casi congelado en pocos minutos, así que tiramos lo que quedaba de la sangría y adentro!

La sala, bastante llena de gente de una media de 25 añeros. Pero una alta (abriendo paso) y una bajita (sonriendo después a los ‘pitbull’ que se han tragado la cola :), nos colamos hasta la 5ª fila o por ahí. Llevábamos sólo el estribillo de la canción más conocida de ellos entre los labios y tremendas ganas de bailar al ritmo afropop. ¡Sólo con eso no cabíamos en nosotras! La próxima vez pido pase de prensa con mi blog 🙂 .

Aunque el que me regaló las entradas fue Jesús, él no vino conmigo al concierto. Un caso atípico cuando menos…  Y a pesar de no conocer ni la mitad del repertorio, lo pasamos genial María y yo.

También me encontré ahí con Pedro y su chica, el que siempre será “el delegado de mi clase” y custodio del blog Digresión.

Para este concierto, sobre todo me convenció este temazo:

Vampire Weekend, cuatro pijos neoyorkino con buen oído y mucho arte.

Horchata- VAMPIRE WEEKEND: El nombre de la canción tiene mucha gracia. El que me invitó a las entradas me comentó que en la Comunidad Valenciana le habín hecho embajador de las chufas, de Chufi o nosequé ;DDD

Y mientras, mis dos hermanos viendo a Enrique Bunbury, el mismo día a la misma hora…